SER ágiles – El mindset sobre el proceso

Muchas veces cuando queremos aplicar metodologías ágiles en nuestros proyectos, pensamos que con saber la teoría y como es el proceso es suficiente. Sin embargo, que todos los que hemos participado en proyectos ágiles, nos hemos dado cuenta que se trata más de SER ágiles que de aplicar un proceso.

Proceso versus objetivo

Para mí, SER ágiles implica vivir los principios y valores. Es muy fácil aprenderse de memoria toda la teoría, sin embargo, realmente aplicarlo en la vida real, requiere de mucho trabajo personal.

Por ejemplo, en Scrum un daily meeting, es una reunión en la cual el equipo se reúne y habla de los avances del día anterior, de lo que se hará ese día y de los problemas o bloqueos que tienen para seguir avanzando. El fin de esta reunión es generar confianza, comunicación y transparencia entre el equipo. A veces, se tiene el daily, y no todos están escuchando o prestando atención a lo que se dice o a veces no se dice todo o si no hay problemas. Entonces podríamos decir que se tienen los daily meetings (check al proceso), pero en realidad ¿estamos siento ágiles?

Otro ejemplo, en Scrum tenemos la retrospectiva, esta es una reunión que se da para encontrar mejoras en base a las cosas que no han ido funcionando muy bien, o cosas que necesiten reforzarse. Si la reunión se da y no se mencionan las oportunidades de mejora, o no se definen acciones especificas para mejorar entonces la reunión no está cumpliendo su fin. Una vez más hacemos check al proceso pero sin lograr el objetivo.

Que implica SER ágiles

Creo que antes de lanzarse a seguir el proceso que se plantee es importante entender el porqué de hacerlo, a continuación algunos puntos que considero que podríamos interiorizar y continuamente revisar, para ver si estamos siendo ágiles.

  1. Entregar valor continuamente. Esto implica conocer y entender el porqué se está desarrollando el producto en el que se está trabajando, es buscar empatizar con la visión de lo que se quiere construir e ir hacia eso. A veces podemos olvidarnos de eso e ir por las cosas que pueden parecer más fáciles o rápidas.
  2. Mejora continua. Siempre hay cosas que mejorar, hay cosas que pueden que no salgan bien inicialmente, pero es importante reconocerlas, aceptarlas y proponer soluciones para avanzar y mejorar.
  3. Adaptación al cambio. Esto está relacionado con el primer punto, todo puede cambiar rápidamente, en base al feedback recibido o a las pruebas que se hagan de lo que estamos construyendo. Pero si estamos alineados con la visión no debería haber problemas para comprender y aceptar los cambios.

Es importante mencionar que estos tres puntos están relacionados a una manera de pensar más que a una acción, por eso, tal como dije al inicio del artículo, se requiere de mucho trabajo personal. Esta super bien seguir los procesos, tener las reuniones y aplicar las herramientas, pero más importante es tener un base robusta en la forma de pensar.

Y este camino de SER ágiles, no es algo que ocurra de la noche a la mañana, pero debemos estar consientes y buscar siempre la mejora, no tiene que ser todo perfecto desde un comienzo y ahí esta lo divertido, porque siempre nos podemos rediseñar.

A veces podemos perdernos en el proceso, pero siempre hay una oportunidad para retomar el camino y SER.

Deja un comentario